Mitigar los efectos de las condiciones climáticas adversas

Eventos meteóricos repentinos e intensos como flash flood (grandes cantidades de lluvia en poco tiempo), violentas tormentas, granizo y ráfagas de viento causan graves daños a la producción agrícola y las estructuras e infraestructuras.
Sus efectos negativos sobre los cultivos suelen ser muy relevantes no solo por el daño directo, sino también por las consecuencias que provocan en la especie plurianual en la temporada siguiente. En particular, para los frutales podría resultar comprometida la diferenciación de las yemas a flores así como la correcta lignificación de la madera y la arquitectura del árbol.

La respuesta de la planta al estrés mecánico provocado por granizo o fuertes vientos, como defoliación, cicatrización determinan cambios metabólicos en las plantas, resultando en una maduración no homogénea del fruto, pérdida de tamaño y color, diferenciación de yemas reducida y lignificación de ramas y brotes.
Las soluciones Green Has Italia para limitar los daños causados por estos fenómenos meteorológicos extremos son prácticas y eficaces.
En fertirrigación, el uso de Vit-Org VG, producto con una acción anti estrés rico en glicinbetaína anticipa los tiempos de respuesta metabólica de la planta, permitiendo una recuperación más rápida de los cultivos.

Para reducir el daño de granizo y viento, el uso foliar de M10 AD, activa y aumenta la producción inmediata de callos cicatriciales y prepara la planta para una rápida recuperación de los órganos dañados.
Para lograr la máxima eficacia del tratamiento es importante intervenir con prontitud tras el evento meteorológico: mejor en las primeras 24 horas y en todo caso cuanto menor sea el tiempo transcurrido desde el inicio de la fase de estrés y el tratamiento, menor será el tiempo de recuperación.

Tras este primer tratamiento, el uso de Greit VG cada 10-15 días permite que las plantas completen su ciclo.
Gracias a este producto, los cultivos hortícolas reconstituyen el sistema vegetativo en menos tiempo y retoman la plena capacidad productiva y los cultivos frutales pueden completar la diferenciación y maduración de las yemas, evitando daños que también afectarían el año siguiente.

En caso de fuertes lluvias próximas a la cosecha de fruta de hueso, solanáceas y cucurbitáceas, para limitar los fenómenos de rajaduras (craking), además del uso foliar de Calboron (especialidad que garantiza una pronta y alta biodisponibilidad de calcio inmediatamente después del cuajado y en las fases de crecimiento del fruto buscando el engrosamiento de las paredes celulares y el aumento de sólidos solubles) se recomiendan aplicaciones foliares de Silvest.
Silvest es una especialidad nutricional exclusiva que contiene Silicio en perfecta solución y asimilable por las plantas.
Aplicado incluso unas horas antes del evento, reduce el fenómeno de transpiración de la fruta resultante de las fuertes lluvias, aumentando así la resistencia al fenómeno de partidura (craking).

Suscríbete al boletín